CADA DIA HAY MAS HIJOS MAYORES DE 30 AÑOS  QUE INSULTAN ,MALTRATAN Y ABANDONAN A SUS PADRES MAYORES DE 60 AÑOS, HABIENDO VIVIDO A COSTA DE ELLOS , POR ESO ME PARECE MUY BIEN QUE LES DEJEN LO QUE TIENEN A LOS HIJOS QUE NO LOS MALTRATAN NI INSULTAN Y LOS CUIDAN., PARA LOS HIJOS TRAIDORES Y MALTRATADORES, TOLERANCIA CERO.

Como podeis ver en este artículo de la información.com:

El Supremo condena a dos hijos por maltrato psicológico por primera vez

Elena Santorromán 

jueves, 07/08/14 – 18:32

  • Según los datos oficiales de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filioparental, este tipo de violencia de padres contra hijos respresenta el 16,6 % de los procedimientos abiertos en la Fiscalía de Menores.
  • El Tribunal Supremo acaba de dictar jurisprudencia novedosa con respecto a la negación de las herencias por motivo de violencia filioparental. Es el caso de dos hijos que cometieron maltrato psicológico y abandono.
El Supremo tramita un incidente de nulidad contra el fallo que avaló los sondeos

La Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filioparental estima que los casos que se producen actualemente en España de violencia filioparental corresponden a 5.000. Este tipo de violencia, que se produce de los hijos hacia los padres, supuso según los datos de la Fiscalia General del Estado un total de 9.000 denuncias en los últimos datos de su memoria anual de 2013. De hecho las infracciones por violencia doméstica en el cómputo nacional ascendieron a cerca de 5.000. En total, la violencia de hijos hacia padres supone el 16,6% de los procedimientos abiertos de la Fiscalía de Menores.

Este jueves se ha dado a conocer una sentencia del Tribunal Supremoque confirma la que ha emitido la Audiencia de Málaga en la que el Alto tribunal ha dictado jurisprudencia novedosa en materia de herencias. La decisión de la Audiencia de Málaga rechazó la demanda de dos hijos que reclamaban la nulidad de la cláusula del testamento de su padre que los desheredó por este motivo y que reclamaron el derecho a percibir la legítima, es decir, recibir las dos terceras partes de la herencia que les corresponde forzosamente si no hay causa de desheredación.

Pero el Tribunal Supremo justificaba su decisión en que “el maltrato psicológico a los padres debe interpretarse como motivo para desheredar a los hijos, ya que se asimila al maltrato de obra y a las injurias graves de palabra que contempla el Código Civil como justas causas para excluir de la herencia a los descendientes”.

El citado artículo del Código Civil es el número 853.2, que se refiere a que esta es suficiente causa para desheredar a un hijo que haya cometido este delito.

José Luis Requero, abogado del bufete Civil45 y experto en derecho de familia, asegura que esta es la razón por la que el Alto tribunal ha podido ampararse en este artículo: “El artículo 853.2 del Código civil dispone que es causa de desheredación a hijos y descendientes el haber maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra. En este caso, por maltrato de obra se entiende que es la acción u omisión que tiende a causar algún tipo de menoscabo físico o psíquico en la persona del testador provocándole el consiguiente sufrimiento”.

El Supremo, en su sentencia, ha ido incluso hasta el artículo número 10 de la Constitución Española, que habla de la dignidad de la persona, el respeto a la ley y los derechos a los demás y al libre desarrollo de la personalidad. Esta parte de la norma se refiere a la Declaración Universal de Derechos Humanos, que el Estado español también ha ratificado y, por ello debe seguir.
Un sentencia novedosa en contra del maltrato psicológico

Requero apunta en la misma línea sobre la novedad de la jurisprudencia que sienta el caso. La particularidad se halla en cuanto a que es un caso de maltrato psicológico: “La jurisprudencia tanto del Tribunal Supremo como de las Audiencias Provinciales está llena de casos similares, pero que se ciñen más al maltrato de obra o maltrato físico. Ciertamente, esta sentencia del Magistrado Francisco Javier Orduña Moreno es novedosa en tanto en cuanto viene a arrojar luz sobre el maltrato psicológico o, como en este caso, por omisión”.

En el caso de la sentencia de la Audencia de Málaga los dos hijos profirieron maltrato psicológico reiterado hacia su padre, e incluso llegaron a cometer abandono hacia su progenitor, por lo que esta reiteración de los hechos supone el motivo para despojarles de la herencia, como confirma Requero: “Habría que atender a la gravedad de las injurias, que es el adjetivo que emplea el artículo 853.2 del Código Civil (gravemente), pero dada la reiteración de que habla la sentencia y que no es preciso que los hijos hayan sido condenados en la vía penal por injurias sí existe motivo de desheredación”.